Skip to main content

En Elepants creemos que la vida siempre es mejor compartida. Y que cuando estamos con amigos nos potenciamos y podemos llegar más lejos. Conocé a Loli & Piru, una dupla con mucho girl power que surfea cualquier ola bajo la premisa de la naturaleza, la aventura y la complicidad entre mujeres.

El mar, entre las olas y la espuma, siempre trae buenas historias. La de Loli Lanusse y Piru Neira es una de ellas, porque habla de pasiones en común, amistad y aprendizaje. Se conocieron un fin de semana de 2016 en Chapadmalal –o simplemente “Chapa”, como ellas le dicen-, un lugar que para las dos es muy especial: Piru visita esas playas desde que estaba aún en la panza de su mamá y Loli descubrió la magia de sus olas cuando –después de muchos veranos en Mardel- empezó a hacer surf en las playas más verdes, agrestes y llenas de acantilados de esa ciudad costera. “Sin lugar a dudas el mar es un lugar de pertenencia para ambas. Loli surfea desde muy chica, yo me subí por primera vez a una tabla recién en el 2015, pero la realidad es que, sin dudas, nuestro amor por el océano es un bálsamo” – cuenta Piru.
Y así, entre charlas y sinergia de ideas, juntas crearon Dela Surf Trips (@delasurftrips), un proyecto que propone experiencias de viaje para mujeres en distintas playas, donde la naturaleza, el surf y el yoga son los protagonistas. Dela, en idioma zulú, significa “el total reconocimiento del lugar donde habita tu corazón y ese lugar, para nosotras, es el mar”.

Surf power

La cosa fue así: a fines de 2016, Loli tenía que viajar a Mar del Plata para buscar una tabla de surf que se había mandado a hacer, mientras que Piru ese mismo fin de semana viajaba a Chapadmalal para descansar y unos días después su plan era rumbear hacia un surftrip en República Dominicana, porque ella recién estaba empezando sus aventuras sobre las tablas. El sueño no tardó en llegar bajo la forma de una pregunta: “¿Y si organizamos surftrips nosotras también? ¿Te animás, Loli?” Loli se entusiasmó enseguida; ya tenía experiencia dando clases de surf y también como profe de yoga, mientras que Piru podría aportarle al proyecto sus conocimientos de comunicación y publicidad, dos carreras que ella había estudiado, para que el emprendimiento se diera a conocer. Pero había algo más que las dos sabían: como mujeres, la experiencia de surfear no siempre fue lo que es hoy. Durante mucho tiempo fue un deporte muy machista y eso no invitaba a que otras mujeres se animaran a probar o a experimentar. “Quisimos abrir ese espacio que a veces puede resultar difícil de ganarse si algo nos da vergüenza o si sentimos que “ya no tenemos edad” o “yo no puedo hacer eso”. Por ahora vamos a seguir incentivando a que sea solo para mujeres, para seguir habilitando el encuentro entre nosotras, porque se genera mucha mística y es muy poderoso. En algún punto, las mujeres como colectivo tenemos mucho por sanar, y estos espacios son clave para volver a identificarnos como aliadas y no como competencia” -.

“En algún punto, las mujeres como colectivo tenemos mucho por sanar, y estos espacios son clave para volver a identificarnos como aliadas y no como competencia” -.

Una forma de meditación activa

¿Qué descubrieron Loli y Piru practicando surf y yoga? Estos son algunos de sus insights sobre las tablas:

  • La conexión con el momento presente: para quienes practican mindfulness, la idea es poder llevar el cuerpo y la mente al “aquí y ahora” más perfecto. “Es como si todo tu ser no tuviera otra opción que estar ahí, sintiendo el mar, leyendo las olas. De alguna forma extraña y misteriosa, sentís que te fundís con el mar. No es fácil de explicar, pero sin lugar a dudas es una experiencia única” – cuenta Piru.
  • Ganar flexibilidad, fuerza y equilibrio: tanto el yoga como el surf trabajan a nivel físico en estas tres dimensiones que se complementan. Por eso, ellas crearon un mix de ambas disciplinas que dieron en llamar Surf Yoga Flow. Si te llama la atención, Loli da clases online de esta modalidad de yoga.
  • El mar es como la vida: uno podría pensar que todos los días nos movemos en un océano de experiencias y de sensaciones. Que nunca un día es igual al otro. Que vamos a poder surfear mejor o peor de acuerdo a cómo esté el mar y cómo estemos nosotros. Y que por eso el surf te entrena especialmente en la paciencia, la tolerancia a la frustración, y la certeza de que la vida pasa por el disfrute y la diversión (¿existe acaso algo más lindo que barrenar olas?). “Evolucionar en el surf es difícil, requiere constancia. El mar cambia, las olas también. Y eso a veces genera mucha frustración. Porque a veces te metés un día, tenés la mejor sesión de tu vida, y al otro día volvés a entrar y no te agarrás ni una ola” – dice Piru.
  • Te ayuda a enfrentar miedos: “Es muy normal que me pregunten si me dan miedo las olas grandes, o el mar, o lastimarme. Y la verdad es que sí… ¡me da miedo todo eso! Pero descubrí que disfruto mucho la sensación de enfrentar ese miedo. Me hace sentir viva. Y una vez que aprendés a enfrentar tus miedos, es difícil vivir de otra manera” – sostiene Loli.

Nuestro top 3 de olas

Uno de los lemas de quienes practican surf es “siempre la mejor ola es la que está por venir”. Pero, sin embargo, Loli & Piru tienen una especie de ranking que guardan en su corazón y en la memoria. ¿Dónde quedan sus olas favoritas?

1.

Brasil

“Nos copa mucho Búzios y Florianópolis, que son dos ciudades que elegimos siempre para organizar nuestros surftrips. En Búzios, nuestro spot favorito es Geribá, que de alguna forma simboliza DELA y todo lo que eso representa para nosotras. Tenemos una anécdota ahí juntas: cuando hicimos nuestro primer viaje a Búzios, Loli estaba MUY embarazada, de más de 7 meses, y quería surfear sí o sí porque era su cumple, y yo la acompañé y surfeamos unas mini olas increíbles” – recuerda Piru con una sonrisa.

2.

Baja California, USA

No por nada es una de las capitales del surf a nivel mundial. Piru cuenta que una de sus olas preferidas está en San Onofre Beach, una playa ubicada en San Diego.

3.

Chapadmalal

Tanto Loli como Piru hoy viven en esta ciudad. Loli desde el 2019, año en el que nació su hijo Manú y Piru tomó la decisión durante la pandemia. De “Chapa”, sus olas preferidas están en la Playa Luna Roja.

Loli

by Piru

"Si tuviera que definir a Loli en una palabra, sin duda sería PASIÓN, así con mayúsculas. Creo que es el motor en todo lo hace. Está atravesada por las cosas que le gustan, y eso es una guía en su vida y en las decisiones que toma"

En una palabra

Piru

by Loli

Piru tiene una seguridad en todo lo que encara, con los pies siempre en la arena pero su corazón siempre volando alto. Sin dudas, es la socia/amiga que todos queremos en nuestras vidas. Y me hace ver que nuestra mejor herramienta es poder contagiar lo que hacemos. Y que más mujeres se animen a vivir de sus pasiones"

¿Querés sumarte a un surftrip?

El próximo viaje de Dela es en febrero 2022, en Chapadmalal, durante 5 días.
Conocé más en @delasurftrips.

Dejar un comentario